15 nov. 2011

Sorpresa


Hoy me ha hecho una visita. Le ha dejado pasar la casera.
“Tenía ganas de verte.”
Ha encarado mi silla a la suya y, con autoridad, ha impuesto sus caricias.
¡Cómo me ha puesto el cabrón!
Atendiendo a mis ruegos, con su verticalidad fuera ya del pantalón, me ha sentado de medio lado en su regazo para dar buena cuenta de mis humedades uterinas.
Los gritos se han ahogado unos a otros en nuestras bocas.

3 comentarios:

  1. Eh!
    Deliciosa narración y/o experiencia ;)
    Te sigo!

    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Aquí me tienes, nos tenemos, frente al espejo de nuestros ojos.
    Sentados ambos, tus piernas abiertas de par en par, recogida tu falda en la pendiente de tu vientre, enfila mi espada, dura y jugosa, la brecha entreabierta y babosa al recibo de tu miel.
    Besando mi pelvis tu pelvis, hundo mi cobre en la cavidad encharcada de tu sonrisa vertical, siguiendo la musicalidad acordeonista de tu sexo en mi sexo.

    ResponderEliminar
  3. Sweet, ¡gracias por pasarte!


    German, me da que te confundes con mi protagonista

    ResponderEliminar