10 nov. 2011

The office 2




Mi jefe es un semental de poco más de 50.
Colaborar con él me da la oportunidad de desplegar todos mis encantos entre hombres de su mismo estatus social.
Lástima que mi contribución más notable a la empresa sólo sean las mamadas que su lascivia me exige con regular asiduidad.

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Compañero amante, antes que jefe de guetos administrativos, donde el rodillo diario gazapa las ansias de amar.
    Libre de impuestos y permutas, dejaré la banda ancha de mi verga en refriega obscena y sensual a tus labios, la única lavanda que asea mi vara costeando tu valle, esa perla nacarada sobre ti.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué sugerente eres Germán!
    Creo que también te van las felaciones, no sé por qué.

    ResponderEliminar
  4. El resplandor de tus perlas, despertó mi sueño sin sobresalto, dejando una sonrisa, reflejo de tu sonrisa vertical, en mi rostro.

    A tu regalada voz escrita, la respuesta es sencilla; suelo entrar así a una chica cuando su conexión lo permite sin cerrarse en bandas ni anchas ni estrechas, es decir, con la vida por delante.

    Hay que cuidar las amistades, sobre todo, las femeninas no peligrosas. Me gusta excitar a la mujer, cuanto menos intentarlo, descubrirla inventariando su cuerpo. Que mejor relación sin fracción que la elección en la realización de una felación mutua.

    ResponderEliminar
  5. mmm... no de esa forma. Eso de señorita... llevara yo a la secretaria a un archivo oscuro, a una oficina recóndita, donde desnudarla pese a sus protestas. Qué delicia sos- le diría- Mónica, me gusta tenerte desnuda, mientras tus pies buscan apoyo en alguna moldura, en el picaporte, en algún sitio... Me estás desordenando la ropa, me diría ella, después quedo hecha un desastre... No, si tú sos una genia, después en un momento te arreglas bien, y entonces me callo porque nos estamos besando y te penetro, y tus caderas se mueven más que las mías, y tus labios, los otros, se abren también, rozándonos con gracia, ritmo y energía creciente. Hoy sexo seguro, no como otros días en que la eyaculación sucede justo sobre tu pezón y alcanza a mojarte el pelo, y entonces protestas, cómo paso yo frente a las chicas de la Tesorería medio pegoteada de tu semen... procuro estar a la altura de las circunstancias, ahora estás suspendida en el aire, usando tus caderas como un martillo de placer, me gustaría que gimieras...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. tú si que eres una mago para recrear las mejores escenas
      eso podría llevarlo a cabo con el delegado de finanzas, nunca con mi jefe

      él es mucho más estoico, le gusta el riesgo controlado entre las 4 paredes de su despacho
      y tampoco que quiere tan furcia como para que me quite la ropa
      yo no lo haría, me gusta que sea así como es

      Eliminar