29 nov. 2011

La primera



El día que expliqué a Mags lo que hacía para mi jefe torció el morro.
Me bajó los pantalones y me dio una azotaina.
Fueron miles los cachetes, ni mis gritos ni mis lágrimas consiguieron aplacarlo.
Cuando se cansó me dejó tirada en el suelo.
En ningún momento me pidió que dejara de hacerlo.

4 comentarios:

  1. exactamente...lo que usted dijo..ansiosa que queden pocos dias para encontrarme con mi Señor :) y poder liberar todos esos deseos de estos meses

    ResponderEliminar
  2. La primera azotaina... como sigas explicándole a Mags los trabajitos que le haces a tu jefe, Mónica, la sigiente la recibirás entre las piernas ;)

    Me ha encantado verte paseando por mi Jardín, espero que vuelvas.

    ResponderEliminar
  3. muy bueno....un castigo sin remedio....

    mi beso

    ResponderEliminar
  4. ¡Gracias por dejar vuestros comentarios.!

    Lo cierto es que no tengo secretos con Mags, siempre le he considerado mi amigo y mi confidente, y por eso le expliqué mis trabajitos por la oficina.
    Aunque, de todas formas, no se lo cuento todo. Mis ligoteos esporádicos son sólo asunto mío.

    Besotes.

    ResponderEliminar